NO DEJES ESPINAS EN EL CAMINO, POR SI TIENES QUE DEVOLVERTE…

Una frase que me enseñó mi mamá, y wow, la vida me ha enseñado la veracidad de la misma.

Siempre recuerdo mi amigo Eduardo, trabajábamos juntos, los supervisores eran divididos por pasillos, pues quién le tocó a El era un poco digamos que áspera en su forma de hacerse respetar, lo que no le llevó a una buena aceptación de sus subyacentes, bueno, de todo el piso diría yo… Pero en especial con Eduardo se llevó varios contronazos, pues más que líder ella quería ser jefa y darlo por hecho antes todos.

El punto es que unos cuatro años después, cuando  Eduardo  y también yo teníamos otros empleos, nos habíamos graduado de la universidad e íbamos en ascenso en nuestra vida profesional, me contó que la entrevistó para un puesto en la empresa donde el manejaba ahora recursos humanos. Pues ahí es donde vuelvo digo WOW, no dejes espinas en el camino, por si tienes que devolverte.

Pues hace dos días mami volvió a recordarme esta frase, pues cuando era maestra había un chico en plena etapa de rebeldía, deficiente en todas las materias, lo que hizo que todo el profesorado del centro educativo lo conocieran y no quisieran saber de Él, pues mami que ya practicaba este dicho decidió tener una actitud diferente con este chico, apoyándolo, siendo amable y dando consejos.
Diez años más tarde, en otro trabajo, otro país, la cambiaron de sucursal y como ya te habrás imaginado, si, el mismo chico ahí está, capacitandola para esta empresa.


Contando estás historias, que mejor forma de entender lo importante de ir por la vida siendo amables, pues además de que no sabemos la batalla que está librando el otro, también sembramos para el propio bien.

Esto me hace reflexionar en los niños, cómo los tratamos, pues tengo comprobado que recuerdan ya de adultos episodios agradables o en su efecto no gratos de como fuimos con ellos.

Estoy segura que si te pones a pensar recordarás alguien que cuando eras pequeño te trato mal o hizo algo que te hizo sentir genial, estás cosas quedan en la memoria y en su efecto cuando somos adultos y la entendemos y hacen que los apreciemos o no.

Tengo un tío político satanisado por la familia por lo mal que se portó con la tía, pero cuando era yo una niña era tan lindo conmigo, hacia cosas como darme dinero cada vez que me veía, como una forma de agradarme, y ahora aunque entiendo lo mal esposo que fué, siento aprecio por Él, porque desde niña me expresó respeto y cariño.

No dejes espinas en el camino, por si tienes que devolverte…

2 comentarios en “NO DEJES ESPINAS EN EL CAMINO, POR SI TIENES QUE DEVOLVERTE…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s